“Ay de mí si no anunciare el Evangelio” 1 Cor 9:16

“Ay de mí si no anunciare el Evangelio” 1 Cor 9:16

Al observar los sucesos que están ocurriendo alrededor del mundo, es evidente que no hay tiempo que perder en lo que respecta a la predicación del Evangelio. En El Camino de la Vida sabemos cuán urgente es llevar este mensaje por toda América Latina.  A la pobreza, a la constante inestabilidad política, y al alto desempleo, se ha añadido la expansión del tráfico de drogas y la lucha entre los cárteles que la distribuyen. La gente vive en constante preocupación ante la creciente inseguridad y la necesidad de sobrevivencia en medio de economías fracasadas, plagadas con gobiernos corruptos. La gente busca soluciones y clama por un cambio. Los políticos lanzan promesas de campaña y a la vez voces radicales claman por una revolución que traiga justicia. En el ámbito social, la religión tradicional ha fracasado en su labor de proveer cambios morales y espirituales. Una nueva ola de “predicadores” sin escrúpulos promete paz y prosperidad mientras se construyen suntuosos edificios, amasando grandes fortunas de dinero. Detrás de todo esto la raíz del problema es espiritual y la solución se halla en el Evangelio. Sin embargo ¡la gente necesita urgentemente escuchar el mensaje! Gracias a Dios que Él nos permite predicar el mensaje a través de la radio, pues nuestros misioneros se esfuerzan en  buscar más emisoras, permitiendo así que muchos puedan escuchar el mensaje de esperanza.

En Colombia, Ana, quien vive con su familia en un pequeño poblado en la provincia de Sardinata, nos cuenta que dado a que no existían iglesias evangélicas en este pueblo, la única manera de conocer acerca de Dios era a través de la radio. Por años toda la familia escuchó el programa “El Camino de la Vida”, hasta que un día, todos ellos aceptaron a Cristo como su Salvador.  Hoy, los hijos de Ana andan en los caminos del Señor. Una de las hijas está casada con un pastor. Otra de las hijas recuerda que los programas eran transmitidos a temprana hora, y que sus padres solían despertarles para que juntos escucharan la enseñanza bíblica. Nuestro misionero Luis Prada está consciente de que aún hay muchos lugares en este país donde la gente solo puede conocer el evangelio a través de la radio. Por lo tanto, él busca la forma de añadir mas emisoras a las 170 estaciones que ya transmiten el mensaje en ciudades, pueblos, y en regiones aisladas en Colombia.

En Honduras, Nixon, un joven que ha tratado de salir adelante en medio de la pobreza que rodea al pueblo donde creció, decidió ir a estudiar a la capital.  Allí escuchó el evangelio en la Iglesia El Camino de la Vida, que es donde nuestro misionero Melvin Zelaya ministra la Palabra. Nixon aceptó al Señor y fue discipulado por los hermanos Zelaya. Poco tiempo después él expresó su deseo de llegar a ser un predicador.  A partir de esta decisión inicio un proceso serio de estudio y capacitación para exponer la Palabra de Dios, y a la vez tuvo la oportunidad de predicar en algunas congregaciones rurales y de acompañar a Melvin en la visitación de emisoras a diversas regiones del país. Dichos viajes tenían como propósito añadir más emisoras a las 120 que ya transmiten nuestros programas. Junto a otros hermanos, Nixon tomó parte en un curso de liderazgo enseñado por nuestro misionero. Tres años después de haber depositado su fe en Jesucristo, ahora él pastorea las congregaciones de El Renuevo y Tegucigalpita. Su mamá, quien inicialmente se opuso a la conversión de Nixon, recientemente aceptó a Cristo como su salvador. ¿Podremos continuar predicando el Evangelio este año que está por empezar? En El Camino de la Vida estamos comprometidos con esta tarea, y hacemos nuestra la expresión de  Pablo: “Hay de mí si no anunciare el Evangelio” (I Cor. 9:16).

Agradeceremos que ore por nosotros para que de manera efectiva llevemos a cabo nuestro ministerio a través de la radio y de la labor que desarrollan nuestros misioneros.  Acompáñenos a llevar a miles de lugares la proclamación de la verdad de que solo en Cristo existe la solución para los millones de gente en el mundo hispano. Su iglesia puede utilizar nuestros programas de una manera eficaz a través de alguna emisora en la región en donde usted vive. Nosotros le proporcionamos los programas de manera gratuita. Si desea más información escribanos radio@elcaminodelavida.org. Si Dios pone en su corazón el dar alguna donación para que podamos continuar con la tarea de anunciar el Evangelio puede hacerlo también a través de nuestro sitio seguro dando clic aquí.

¡Esta es una tarea urgente!

Daniel Sandoval
Director

Dinos tu opinión

4 × cuatro =