Personas nos contactan constantemente pidiendo ayuda desde diferentes países de Lationoamérica, señala encargado de correspondencia

Personas nos contactan constantemente pidiendo ayuda desde diferentes países de Lationoamérica, señala encargado de correspondencia

Recientemente viajé a la ciudad de Cobija, la capital del estado de Pando. Este lugar está situado en el área nordeste del país, cerca de la frontera con Brasil. A pesar de que es bien costoso viajar a esta región, pero gloria al Señor, una empresa me contrató para impartir unos talleres de oratoria y verbalización a sus empleados en Cobija. Después del taller, visité algunas emisoras y cinco de ellas acordaron difundir los programas. Las iglesias cristianas son bien pequeñas en un pueblo con una población de 56,000 habitantes; por lo que, mi oración es que nuestros programas sean un instrumento importante para alcanzar muchas personas con el Evangelio. Durante estos meses, he estado realizando un seguimiento a aquellas que han respondido a nuestros programas via email. En el transcurso de estos tres meses, aproximadamente 35 personas nos contactaron de diferentes ciudades de Latinoamérica. Una persona procedente de Argentina nos compartió las difíciles situaciones que ella ha estado lidiando, ya que ella quedó embarazada fuera del matrimonio y el padre no quiere asumir con su responsabilidad. En medio de su desesperación y enojo, ella reconoció que debía olvidar a este hombre, pero ella es consciente que no puede por sí sola. Ella expresó, “No quiero odiarlo mas, pero necesito la ayuda de Dios para deshacerme de mi enojo. Quiero agradar a Cristo, pero no sé cómo perdonar. ¡Por favor, necesito ayuda!” Nuestro misionero en Argentina ha estado dándole seguimiento a esta persona. Otra persona de Perú escribió: “Soy creyente y he asistido a una iglesia local, pero eventualmente me he vuelto negligente con mi vida espiritual. Paré de asistir a la iglesia y no nutro mi vida espiritual. De repente, Satanás trajo a mi vida diversas tentaciones y crecí separado del Señor. Mientras escuchaba sus programas, me di cuenta que sólo en Dios puedo encontrar la verdadera satisfacción. Me he vuelto al Señor y Él me ha estado hablando a través de Su palabra y a través de sus programas. ¿Pueden enviarme material para el matrimonio y la crianza?” De igual manera,, René Hurtado, nuestro misionero en Perú ha estado haciendo el seguimiento para ponerse en contacto.

Estamos agradecidos del Señor, porque la radio ha sido un efectivo método para alcanzar personas con el Evangelio y ahora a través de la tecnología Él nos está proveyendo más recursos para ser capaz de realizar un efectivo seguimiento a aquellos que necesitan abrir sus corazones al Señor, o que necesitan retornar a Sus caminos.

Dinos tu opinión

diecinueve − seis =