Un oyente de Uruguay que fue liberado de la cárcel comparte su testimonio con nosotros

Un oyente de Uruguay que fue liberado de la cárcel comparte su testimonio con nosotros

Desde que mi esposa y yo hemos decidido servir al Señor desde muchos años atrás, nuestro objetivo primordial ha sido el compartir el mensaje de salvación con tantas personas como sea posible. Él ha usado nuestras vidas de muchas maneras, pero desde que que llegamos a ser misioneros de El Camino de la Vida, supimos que a través de la propagación de nuestros programas de radio, miles de personas pueden ser expuestas al Evangelio. Cada mes, entre muchas otras actividades, mi oración y deseo es incrementar el número de estaciones en nuestra base de datos. Ciertamente, esto es algo difícil de lograr en Uruguay, porque los propietarios de estaciones de radio a apenas tienen algún interés en los asuntos espirituales. Sin embargo, como se sirve bajo la convicción de que la proclamación del Evangelio no depende de los intereses de estos propietarios, sino en el poder de nuestro Señor y Salvador, durante estos últimos tres meses han sido visitados doce estaciones. Ocho de estas nunca habían escuchado nuestros programas, y por la gracia de Dios, una de ellas aceptó transmitir los programas. Otras tres más se mostraron interesadas, pero los directores necesitan encontrar un espacio disponible para su transmisión. Exalto al Señor que ahora tenemos sesenta emisoras publicando el poderoso mensaje de salvación en Cristo.

Nuestra oración es que mientras los oyentes escuchan los programas, ellos se den cuentan de su necesidad de un Salvador. Sin embargo, hay veces cuando Dios toca los corazones de aquellos a cargo de transmitir los programas mientras reciben la retroalimentación de su audiencia. El propietario de una estación radial recientemente compartió conmigo un mensaje que recibió de un radio escucha: “Querido hermano, gracias por sus oraciones. La semana pasada fui liberado de la cárcel. Mi familia y yo estamos atravesando por una difícil situación ahora mismo. Tengo una profunda gratitud con su ministerio por sus programas. A través de la exposición de la Escrituras, sus programas me han ayudado a afianzar mi confianza en Cristo a pesar de los duros momentos que he estado enfrentando. Por favor mantente recordándonos en tus oraciones”. Estamos agradecidos del Señor, porque a través de su testimonio podemos ver que Su palabra trae alivio a aquellos que están sufriendo y salvación a aquellos que deciden confiar en Él como su salvador personal.

Dinos tu opinión

seis − cinco =