El ser Sus discípulos y que podamos producir frutos no es algo que dependa de algún mérito nuestro

El ser Sus discípulos y que podamos producir frutos no es algo que dependa de algún mérito nuestro

Al llegar casi al final de un año más, estamos muy agradecidos con el Señor por permitir que El Camino de la Vida pueda llevar el poderoso mensaje del Evangelio a más personas. Todo esto lo hacemos teniendo en mente las palabras que Jesucristo le dijo a sus discípulos la noche antes de su crucifixión: “No me elegisteis vosotros a mí, sino que yo os elegí a vosotros, y os he puesto para que vayáis y llevéis fruto” (Juan 15:16). El que podamos producir frutos no es algo que dependa de algún mérito nuestro, esto es algo que proviene de nuestro Señor. El fruto se da cuando Él, de acuerdo a Su soberanía, nos permite hallar nuevos medios para que puedan ser predicadas las Buenas Nuevas de salvación en Latinoamérica. Aprovechando esta época, cuando recordamos el nacimiento de nuestro Salvador, deseamos compartir con usted algunas de las formas como Dios nos ha permitido llegar a más corazones con el mensaje de salvación.

Existen muchos lugares en América Latina en donde no es fácil predicar el Evangelio. De allí que cuando una emisora aceptar transmitir nuestros programas, surge la oportunidad de producir frutos. Este es el caso en Bolivia, en donde el Señor nos ha estado abriendo puertas. La región de Sinahota, localizado a 200 millas al este de Santa Cruz, es conocida por sus extensos plantíos de cocaína. Nuestro misionero, Pedro Salces, visitó varias poblaciones en dicha zona, y como resultado tres emisoras decidieron transmitir nuestros programas. Los dueños de dichas emisoras reconocieron que cada transmisión es una oportunidad para que los radio escuchas puedan cambiar sus vidas. A la vez varios pastores que fueron visitados por el hermano Salces recibieron muestras de los programas. Cuatro de ellos se comprometieron a darlos a conocer en emisoras en otras poblaciones de Sinahota.

Los pastores expresaron su gratitud por los Cd’s ya que comprendieron que la radio es un medio eficaz para llevar el Evangelio a miles de gentes que se encuentran involucradas en la producción y distribución de la cocaína. Actualmente a través de 128 emisoras en Bolivia la semilla está siendo sembrada a través de la transmisión de nuestros programas. Alabamos a Dios porque tres emisoras podrán ser un instrumento valioso en un área dominada por el negocio de la cocaína. Nuestra oración es al ser sembrada la semilla, muchos puedan conocer que Cristo el Salvador es el Salvador.

Pedro Salces con un pastor en Sinahota

Karel Golcher con el Director de una emisora en Santa Rosa

Guatemala se encuentra librando un fuerte conflicto debido a un débil sistema judicial que promueve la corrupción e incrementa la criminalidad. Los traficantes de drogas han tomado ventaja de esta situación y de otras tales como la ausencia de autoridades que hagan cumplir la ley.
La producción de la hoja de opio y los sembradíos de mariguana para el consumo doméstico se han incrementado dramáticamente. En la región de Santa Rosa, el cual cuenta con una población de 300,000 habitantes, las autoridades constantemente tienen que enfrentar el fuerte tráfico y consumo de estupefacientes por gentes de todas las edades, especialmente por gente joven que se dedica tanto a la producción como a la venta de drogas. Es en este contexto que Dios nos está permitiendo sembrar la semilla del Evangelio conforme nuestro misionero Karel Golcher visita emisoras. Recientemente Karel viajó por la región de Santa Rosa y como resultado de dicha visita, ocho emisoras accedieron a transmitir nuestros programas, Actualmente existen 85 emisoras en Guatemala proclamando las Buenas Nuevas de salvación por medio de nuestros programas. ¿Podría orar con nosotros para que conforme la palabra es sembrada, esta pueda dar frutos que resulten en la salvación de muchos?

Por décadas, la radio ha sido el instrumento que Dios ha provisto para que vayamos y produzcamos fruto. Sin embargo en estos últimos dos años el Señor nos ha permitido compartir el Evangelio con más gentes por medio de nuestra aplicación para dispositivos móviles. Por medio de la transmisión radial de nuestros programas, o por medio de nuevas tecnologías, nuestra meta no es solo el sembrar la semilla en corazones sensibles a la Palabra. También nuestro deseo es poder apoyar a creyentes en toda América Latina, para que ellos puedan dar frutos haciendo uso de los recursos que ponemos a su disposición. Este ha sido el caso en Honduras con Blanca, quien trabaja en una veterinaria, y quien a la vez tiene una gran pasión por dar a conocer el Evangelio. Ella escuchó nuestros programas en una emisora local y nos envió un correo electrónico solicitando material para evangelizar. Nuestro misionero Melvin Zelaya y yo visitamos a Blanca para proveerle varios Cd’s, así como folletos evangelísticos. Ella se puso muy contento al recibir el material que le obsequiamos. Aprovechamos la visita para explicarle como nuestra Aplicación podría ser una valiosa herramienta para compartir el Evangelio con sus conocidos. Casi al final de nuestra visita un cliente entró al negocio para solicitarle unos productos. Mientras que ella surtía el pedido, el cliente observó los folletos evangelísticos que estaban sobre el mostrador.

De inmediato le preguntó a Blanca si los folletos eran gratuitos. Ella aprovechó el interés de esta persona y le obsequió no solo el folleto, sino que también le proporcionó un Cd de nuestros programas. Alabamos a Dios por los 3,715 dispositivos móviles que han bajado nuestra Aplicación y por las 75,000 veces que los programas han sido escuchados por este medio electrónico.

Blanca aprendiendo a usar nuestra App

Este año, la junta Directiva de El Camino de la Vida, aprobó el uso de una nueva herramienta, la cual nos permitirá sembrar la semilla del Evangelio a través de la traducción y producción de nuestros programas al Guaraní y al Quechua. La carencia de un estudio de grabación en Paraguay ha retrasado el lanzamiento oficial de nuestros programas en Guaraní. Sin embargo, nuestro misionero Roberto Acuña nos compartió que un ministerio cristiano, el cual cuenta con un estudio profesional de grabación, ha ofrecido que este sea usado sin costo alguno. Roberto está en el proceso de producir la primera serie de programas para entregarlos a diez emisoras que han mostrado interés en nuestros materiales en Guaraní.

Valentín distribuyendo CD’s con nuestros programas en Quechua a varios pastores

Valentín Quispe, nuestro misionero en Perú quien se encuentra a cargo de la traducción y producción de programas en Quechua, ha terminado la producción y distribución de dos cd’s con 40 programas. Más de 20 emisoras radiales están transmitiendo ya nuestros programas de 15 minutos. Estamos convencidos de que Dios nos ha llamado a sembrar el Evangelio en las comunidades quechua y guaraní, y estamos agradecidos porque es Dios quien está usando y capacitando a Roberto y a Valentín para llevar a cabo dicha labor. Nuestra convicción es que Él dará los frutos conforme nosotros permanezcamos fieles sembrando la semilla.

Conforme concluimos este 2015, estamos agradecidos con Dios porque a través de la radio, a través de nuevas tecnologías ligadas al Internet, y ahora por medio de la producción de programas en Quechua y Guaraní, millones de gentes están teniendo la oportunidad de tener un encuentro con Cristo. Él ha escogido a El Camino de la Vida para llevar fruto, y de la misma manera Él le ha escogido a usted para formar parte de nuestro ministerio por medio de sus oraciones y de sus ofrendas. A nombre de nuestros misioneros, de la Junta Directiva, y del staff, le damos las gracias por su fiel apoyo. Quiero también aprovechar la oportunidad para desearle una muy feliz Navidad a usted y a su apreciable familia. Que la celebración del nacimiento de nuestro Salvador, pueda ser un recordatorio del maravilloso regalo de la salvación, el cual obtuvimos por medio de Jesucristo. Al mirar hacia el 2016, quiera Dios que nuestro ministerio continúe dando frutos conforme nos mantenemos predicando la Palabra en los países de habla hispana.

Agradeciendo a Dios por su vida, y con nuestra esperanza puesta en el Dios viviente (I Tim. 4:10)

Daniel Sandoval
Director Ejecutivo

Dinos tu opinión

cinco × 1 =