Chile representa un gran reto para nuestro ministerio en términos de asistir a iglesias locales en la tarea de proclamar el evangelio

Chile representa un gran reto para nuestro ministerio en términos de asistir a iglesias locales en la tarea de proclamar el evangelio

Chile, con una población de 18 millones, es una sociedad multiétnica que refleja una fuerte indiferencias a los temas espirituales. Acorde al censo del 2012, casi el 67% de su población dice ser católica romana. El otro 13% se consideran ateos o agnósticos, y aproximadamente el 16% de la población dice ser evangélica. El porcentaje de evangélicos aparenta alto en comparación con otros países de América Latina, pero la realidad es que incluso entre los evangélicos existen dos extremos. Por una parte existe una línea de iglesias cristianas que quieren manejar la vida cristiana con un fuerte sistema legalista. Por la otra parte, hay un grupo de iglesias que se van al lado opuesto aceptando cualquier tipo de música cristiana contemporánea y estableciendo servicios de adoración donde las emociones juega un rol importante. Por lo general, en este segundo grupo una consistente exposición de la Biblia es evidente. Chile representa un gran reto para nuestro ministerio en términos de asistir a iglesias locales en la tarea de proclamar el evangelio. Quizás cierto cristianismo bíblico en Chile no es un gran número, pero ciertamente, Dios está aún usando Su pueblo para alcanzar a otros con las Buenas Nuevas de salvación en Cristo. Este es el caso con el propietario de una estación secular Radio Pinamar107.9. Esta estación está situada en La Serena, pero sus ondas radiales alcanzan también al pueblo de Coquimbo. Entre ambos pueblos, su audiencia alcanza aproximadamente 400,000 personas. De acuerdo a una reciente encuesta, esta estación tiene uno de los mayores ratings en todo el país de Chile. Por más de dos años, este creyente ha sido usado por el Señor para llevar el evangelio a las personas que necesitan escuchar de Cristo.

Algunos meses atrás, Andrés Carrasco visitó un barrio de Santiago conocido como San Bernardo. Con una población de aproximadamente de 280,000 personas, el pastor de una iglesia local tiene el deseo de alcanzar a tantas personas como sea posible. Entendiendo que una pequeña congregación no podría ser capaz de alcanzar toda la población de San Bernardo, el pastor decidió instalar una estación radial. El próximo reto fue el poder obtener programas radiales con sana doctrina y con una clara presentación del evangelio. Gracias a una lista de emisoras que nuestro misionero en Chile, Andrés Carrasco obtuvo por medio de la Asociación de Estaciones de Radios Comunitarias, el contacto al pastor de esta iglesia en San Bernardo, y ahora el evangelio es escuchado en esta zona suburbana de Santiago.

Dinos tu opinión

3 × uno =