Cornelio Rivera – Winona Lake

Cornelio Rivera – Winona Lake

Acerca de Cornelio Rivera, Productor y locutor

Cornelio Rivera – Voz y Productor Radial

Cornelio y Aida Rivera

Graduado de Washington Bible College (1971), Capital Bible Seminary (1976), Dallas Theological Seminary (1982) en donde realizó también estudios en el programa doctoral en Antiguo Testamento (1987).

Ha ministrado en el área de la predicación y el pastorado en los Estados Unidos y Guatemala, además de desempeñarse como profesor de Biblia en el Seminario Teológico Centroamericano, en Guatemala. Actualmente es profesor invitado en el Seminario de Predicación Expositiva en Honduras.

Desde 1991 hasta el 2010 fungió como Director Ejecutivo y productor y voz de los programas de El Camino de la Vida. A partir del 2011 se desempeña como voz y productor radial y representa al ministerio tanto en iglesias en los Estados Unidos como en países en América Latina.

Cornelio y su esposa Aida residen en Winona Lake, Indiana.

Dios me llamó al ministerio de “El Camino de la Vida” en un tiempo en donde sentía una fuerte carga en mi corazón por apoyar la labor de los siervos de Dios en los países de habla hispana. Para aquellos que hemos nacido en la cultura hispana, los lugares en donde se habla el español se convierten en nuestra “propia Jerusalén”. Es precisamente aquí en donde debe iniciar nuestra misión. Para mi es un gran privilegio y responsabilidad el tener la oportunidad de hablar a miles, o quizás millones de personas, acerca de la importancia de creer en Dios, arrepentirse de sus pecados, y aceptar a Cristo como su Salvador personal. Esta oportunidad es posible gracias a la producción de alta calidad de nuestros programas radiales, los cuales son hechos para la honra de Jesucristo. Estos programas están siendo transmitidos aproximadamente en 1600 emisoras alrededor de 12,000 veces por semana. Si tan solo una persona escucha cada una de estas transmisiones, esto significa que 12,000 personas están siendo expuestas a lo que yo estoy hablando respecto a temas espirituales y la necesidad de tener un encuentro personal con Cristo. Sin embargo dicho logro de ninguna manera lo considero como un logro personal. Este trabajo no puede ser llevado a cabo solo por una persona. Dios ha diseñado todo un equipo para este ministerio cumpla con su misión. Hay hermanos que sostienen este ministerio a través de sus oraciones y de las ofrendas que dan para la obra. Los hermanos que laboran en la oficina central trabajan eficazmente para llevar todo lo que involucra la administración y coordinación del ministerio. Los misioneros nacionales llevan a cabo la labor de visitar emisoras para que los programas sean transmitidos. Dios también usa a los directores de emisoras a través de su decisión de aceptar la transmisión de los programas.  También forman parte de este equipo aquellas iglesias y creyentes que deciden patrocinar los programas en diversos países de Latinoamérica. Cada quien lleva a cabo la labor asignada con el propósito de que el ministerio del Evangelio en el mundo de habla hispana continúe avanzando. ¡Qué privilegio y qué responsabilidad el poder formar parte de este equipo! (Rom. 12:4-6)

Reconociendo la gran necesidad de comentarios exegéticos sólidos en español, he dedicado una buena parte de mi tiempo a la producción de un comentario de los tres profetas menores. Este fue publicado en el verano del 2010 y está siendo distribuido en Latinoamérica. Mi oración es que este sea solo el principio de otros materiales, mi deseo es producir comentarios exegéticos de libros de la Biblia de los cuales existe poca o nula publicación en español. También Dios me ha dado el gozo de colaborar en el área de la enseñanza en el Seminario Expositivo en Honduras. Siervos de Dios vienen a este seminario con el propósito de mejorar la preparación y exposición de su predicación. Esto lo logran al adquirir un mejor entendimiento del Antiguo Testamento en el texto original en hebreo. Finalmente serán los hermanos en las iglesias de estos siervos de Dios quienes serán beneficiados. ¡Que todo esto redunde para la gloria de Jesucristo!