Declaración de Fe

Declaración de Fe

Asociación Misionera EL CAMINO DE LA VIDA

LA DOCTRINA ES IMPORTANTE, pues contiene enseñanzas sobre las cuales basamos nuestra filosofía de ministerio, proveyendo a la vez orientación y límites para ejecutar tal ministerio.

La doctrina de EL CAMINO DE LA VIDA está enteramente basada en la Biblia, y nuestra colaboración en el ministerio es con aquellos que comparten y honran los principios de esta declaración.

CREEMOS

1. Que las Escrituras del Antiguo y Nuevo Testamento constituyen la Palabra de Dios; que esta palabra es nuestra única guía infalible en la fe y en la práctica; que el Cánon fue cerrado con el Libro de Apocalipsis, y que desde entonces no se ha añadido ninguna otra revelación.

2. En un Dios Trino que existe y se ha revelado en las personas del Padre, Hijo, y Espíritu Santo.

3. Que el Señor Jesucristo es el Eterno Hijo de Dios quien se hizo hombre a través de su nacimiento virginal, y quien continuó siendo verdadero Dios y verdadero hombre; que murió en la cruz como expiación substituta por los pecadores; que resucitó corporalmente de entre los muertos, y que ascendió al cielo donde intercede hoy por nosotros.

4. Que el Espíritu Santo es el Agente Divino en la revelación, redención y santificación; que Él inspiró las Escrituras, que redarguye, regenera, bautiza, sella, reside en el creyente, guía, enseña y transforma a aquellos que vienen a ser hijos de Dios por medio de Cristo; que los dones del Espíritu son soberanamente dados a los creyentes para el propósito de edificar la iglesia, y que los dones milagrosos, incluyendo el don de lenguas, fueron señales en evidencia durante la edad apostólica, pero que no son parte del programa de Dios para el presente.

5. Que el hombre fue creado por Dios; que por desobediencia propia vino a ser una criatura pecaminosa y progenitor de una raza con la misma naturaleza de pecado, y con necesidad de regeneración por la expiación de Jesucristo.

6. Que todos los que ponen su fe en Jesucristo, y se arrepienten son justificados en base a su muerte y resurrección, aparte de cualquier obra o mérito humano.

7. Que los que son verdaderamente salvos están eternamente seguros en Cristo, pero que dicha seguridad no les da libertinaje, sino mas bien responsabilidad para vivir en continua sumisión a la Palabra de Dios.

8. Que los salvos serán resucitados para gloria eterna en los cielos, y los perdidos para castigo eterno en el infierno.

9. En el regreso inminente, personal y visible del Señor Jesucristo; en el arrebatamiento de la Iglesia, el juicio de tribulación sobre la tierra, y el establecimiento del reino milenial.

10 . Que Satanás es el engañador, el dios de este mundo, y que controla a la humanidad no regenerada.

11. Que la Iglesia es el Cuerpo de Cristo, compuesta de todos los creyentes de la presente dispensación; que todos sus miembros deben reunirse en congregaciones locales para adoración, enseñanza y comunión; que todos deben celebrar las ordenanzas del bautismo y la Santa Cena, y participar activamente en la proclamación del Evangelio a toda criatura.

12. Que bíblicamente tenemos el mandato de conducir vidas dignas del Evangelio de Cristo y de presentar dicho Evangelio cuidadosamente, preservando, proclamando y sosteniendo la verdad en estratégica alianza con personas, iglesias, y organizaciones afines a nuestra doctrina.